Home
Acceso clientes
| Tel: |
 

En un mundo globalizado como el actual, oímos continuamente hablar de MARCAS, para referirse a países, grandes empresas, etc. Un claro ejemplo es el de la marca España, que se utiliza cada vez más, cuando se habla de macroeconomía y de la posición que ocupa el Estado Español en el mundo.

Se dice, “esta marca vende”, o “esta marca funciona”. O incluso, hay que vender “la marca ….”

También podría aplicarse esto a Formentera. Hablar de la Marca Formentera, con todas las letras. Porqué sin necesidad de iniciar ninguna campaña publicitaria ni logística, podemos decir que el nombre de Formentera, es en sí, una marca. Nuestra isla tiene su propia MARCA, y posiblemente sin que nadie en particular, o en concreto, se lo haya propuesto.

No puede infravalorarse el esfuerzo hecho tanto desde las diferentes instituciones como del sector empresarial, para conseguir vender la imagen de la isla. Sería injusto hacerlo. Y también lo sería, olvidar el esfuerzo de todos aquellos que trabajan y viven en Formentera por dar a conocer lo mejor de la isla.

Pero destacando lo dicho anteriormente, podríamos añadir que la singularidad de la isla, la idiosincrasia de sus habitantes, la belleza natural del territorio y su desarrollo, preservando en lo posible aquellos elementos que hacen de ella un paraíso natural, han conseguido crear una Formentera que es en sí misma INIMITABLE.

Podrán aquellos que lean esta página pensar que la conclusión es exagerada, pero existen ejemplos que demuestran muy bien lo dicho anteriormente.

Son muchas las personas que cuando oyen hablar de Formentera, enseguida destacan de ella un hecho, el color inigualable del mar que baña su costa. Nadie se pondrá de acuerdo, en si es más azul, o más verdoso, pero todos coincidirán en un hecho. Ningún lugar por remoto, exótico o paradisiaco que sea, posee unas playas donde el agua destaque de esta manera por su belleza.

Otro ejemplo ilustrativo. La armonía entre naturaleza, territorio y actividad turística. Incluso en aquellos meses en que la isla recibe más visitantes, es posible disfrutar de la calma relajante que se respira cuando se pisa por primera vez Formentera.

Podríamos citar otros muchos ejemplos, pero todos ellos sólo contribuyen a reafirmar la idea inicial. Formentera es en sí misma inimitable, y una demostración de que la isla es ella misma una MARCA que vale la pena dar a conocer, conservar y mostrar con orgullo a todo aquel que quiera acercarse a disfrutar de todo lo que ofrece de manera natural.

Podrán otros destinos turísticos copiar la oferta turística y lúdica que ofrecen otras islas, tanto del Mediterráneo como de mares más lejanos, pero nunca podrán imitar, aquello que ha hecho de Formentera un lugar conocido por todos y destino ansiado de muchos.

Por ello podemos decir que efectivamente Formentera tiene MARCA natural, y es sin duda una marca inimitable.

Solo cabe que entre todos preservemos, mimemos y fomentemos con orgullo nuestra MARCA.