Home
Acceso clientes
| Tel: |
 

Dicen que uno de los privilegios que tenemos las personas, es la capacidad de compartir silencios, que ayudan a desestresar cuerpo y alma. El todo en definitiva.

Formentera en otoño, es quizá uno de los lugares ideáles para, ya sea en solitario, en pareja, o en familia, poder hacer actividades o, simplemente dejarse llevar y compartir silencios.

La isla, en esta época de transición, entre el verano y el invierno, luce esplendorosa y muestra a los visitantes lo mejor de su esencia, se muestra a ella misma, tal cual es.

Solo espera que unos ojos ávidos de ver, sentir y escuchar silencios la visite y descubra que Formentera en otoño, emociona.

Desde esta página, y para aquellos que buscan un lugar donde reencontrarse con ellos mismos y con los suyos, durante unos días, les proponemos tres actividades que no les dejarán indiferentes y que harán que este pequeño trozo de mundo, quede siempre fijado en su memoria, guardada esta visita en el álbum de los mejores momentos vividos.


AVISTAMIENTO DE AVES MIGRATORIAS

Algunos ya lo han descubierto, pero aún, y afortunadamente, es una actividad minoritaria, ya que requiere dotes de paciencia, y sobre todo de saber guardar silencio. Solo es necesario tener una cámara fotográfica, con un buen objetivo, madrugar e ir andando hasta el denominado "Estany des Peix". Un lugar enigmático y muy interesante, que hay junto al puerto de la Savina. Allí, descansan y reponen fuerzas, las aves que ya han iniciado el largo viaje que las llevará a climas más cálidos, mientras nuestra latitud se deja envolver por la frialdad y oscuridad del invierno.

A primerísima hora del día, entre las cinco y las seis de la tarde, y a última hora de la tarde, casi al anochecer, es el momento idóneo para disfrutar del espectáculo que ofrecen las aves, posadas sobre las tranquilas y mansas aguas del Estany.

Una imagen inolvidable, que seguro captará su cámara, pero también su retina, será la silueta de ejemplares de flamencos, que nunca faltan a su cita con el otoño de Formentera.

No hace falta ser ornitólogo para contemplar este espectáculo, sólo es necesario tener curiosidad, deseo de sentirse parte de la naturaleza y escuchar el silencio, puede decir tantas cosas....


MARCHA NORDICA
Todo y que parezca mentira, porque evidentemente nuestra pequeña isla, poco o nada tiene que ver con los países nórdicos, Formentera es, por su orografía, uno de los lugares ideales para iniciarse en esta modalidad de senderismo que cada día está más de moda.

Muchos dirán, ¿ la marcha nórdica en Formentera?.. Pues sí. En esta época, con poca gente, caminos sinuosos y poco transitados y un buen equipo, la isla mediterránea se convierte en una pista natural, ideal para comenzar, poco a poco, a aficionarse a esta actividad. La marcha nórdica o nordic walking- así la denominan los anglosajones- es un deporte de resistencia que se práctica utilizando bastones similares a los que se usan para esquiar. Un buen calzado, recomendado para caminar por suelo duro, un sombrero, una mochila ligera y ganas de andar, es todo lo que se necesita para iniciarse en este deporte en Formentera.

El resto, la belleza del paisaje en otoño, y sobre todo, y una vez más, el silencio, ya los ofrece la isla. Sólo queda descubrirlo.


FORMENTERA; PROTAGONISTA DE NOVELAS.
Y aún les queremos ofrecer en esta página otra posibilidad. Descubrir la isla, paseando en época de caída de hojas teñidas de marrón, pero con un libro en las manos, que nos desvelará una Formentera ancestral, y al mismo tiempo nos permitirá disfrutar de una lectura interesante y especialmente intrigante.... .

Un libro, -dicen que una de las novelas más leídas del mundo- titulada "El Ocho ", escrito por Katherine Neville, dedica un capítulo de la misma, a la estancia de los protagonistas del relato en la isla, entonces perdida en el Mediterráneo, y refugio, en días de tempestad, para navegantes en ruta desde Marsella a Argel.

Pues bien, les proponemos, descansar, relajarse, sentados a la orilla del mar, de alguna de las hermosas y desiertas playas, y disfrutar de la paz del momento y al mismo tiempo hacer un viaje en el tiempo para saber como, no hace tanto, era este pequeño rincón del mundo, que pese al paso de los años y a los avances que se han producido en todos los ámbitos de la sociedad, aún conserva la esencia que tanto cautivo a todo viajero que, por un motivo u otro, busco refugio en sus costas.


Y para acabar esta pequeña reseña, estas modestas sugerencias de cosas a hacer en Formentera en otoño, y que permiten compartir silencios, no podemos olvidar que estamos en época de Todos los Santos, de Hallowen, en definitiva, en tiempo de misterios, de supersticiones, de creencias.

Las cuevas, naturales algunas, otras hechas por la mano humana, que se encuentran en las dos puntas de la isla, pueden ser lugares donde encontrar vestigios de un mundo misterioso y callado, y aún no entendido, que puede depararnos muchas sorpresas.

Sólo es necesario, como hemos dicho desde el principio, llegar con ánimo receptivo, saber escuchar, y compartir silencios.... .

Feliz noviembre a todos aquellos que lean esta página y el deseo de que tengan una maravillosa e inolvidable estancia en Formentera, haciendo aquello que muchos no pueden permitirse. Porque no es cuestión de dinero, sino de SENTIR, VIVIR, ESCUCHAR....

EL MISTERIO DEL OTOÑO EN FORMENTERA LES ESPERA, NO SE LO PIERDAN.